lunes, octubre 30, 2006

Hacemos el amor a nuestra imagen y semejanza



El "amor verdadero", el "amor de mi vida", el "amor tirano", el "amor que me hiciste mal y sin embargo te quiero", un "loco amor", el "amor que duele", el "amor a primera vista", el "amor platónico", el "amor imposible", el "amor eterno" o el "primer amor"... Que coño es el amor?
(Pavada de camisa de once varas para meterse...)

Si le preguntás a un medico te va decir que el amor es provocado por unos neurotransmisores de nombres tan difíciles de recordar como oxitocina y dopamina, si le preguntás a un psicólogo probablemente te dirá que el amor es "una relación afectuosa, recíproca, activa y fuerte entre dos personas, que produce apego" que dicho en criollo significa "te voy a extrañar un montonazo". Si le preguntás a un poeta te va decir casi seguro un poema que puede ir de un meloso:

"...Mirarte es desearte
querer robar para mí tus segundos
quedarme a esperar la mirada de tus ojos
mirarte es no querer mirarte para no enamorarme
tener como objetivo el tacto de tus sueños
imaginar un simple roce de tus labios
mirarte es quererte y no dejar de mirarte
mirarte es amarte..."


Hasta un más elaborado:

"...Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace soltar el hijo del fondo de la tierra
Fui sólo como un túnel. De mí huían los pájaros,
Y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
Para sobrevivirme te forjé como un arma,
como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda..."


Y en todo caso ahí entran los gustos personales, que como su nombre lo indica son exactamente eso: personales.
Un pragmático te podría decir que el amor es útil porque es feo vivir solo, un machista te podrá decir que ama mucho a su mujer porque le lava la ropa y le cuida los niños, un frígido tal vez te dirá que puede vivir sin amor porque no le hace falta, mientras que un enamoradizo te dirá en cambio que no puede vivir sin amor y un calentón que no puede vivir sin intentar voltearse a cuanta mina se le cruce, un celoso te dirá que el amor es peligroso y que desconfíes de tu mujer, un posesivo te dirá que el amor es suyo, sólo suyo y de nadie más, y la lista seguramente continúa...
Mientras que Santa Wikipedia nos dice que "El amor se considera, en su ámbito más tradicional, como un conjunto de sentimientos que intensifican las relaciones interpersonales del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, desea el encuentro y unión con otro ser que le haga sentirse completo"

La verdad es que no me atrevo a intentar definir qué coño es el amor, tal vez porque en realidad pienso que son muchas cosas diferentes y que los seres humanos llamamos "amor" a sentimientos y situaciones que varían bastante de persona a persona, lo suficiente para merecer otras palabras.
Arriesgo más aún: A cada persona que hemos amado, la hemos amado en forma diferente, porque nosotros no éramos los mismos y porque la persona amada era distinta en cada caso. No existe entonces realmente el "amor", mas bien debería ser "amor a fulano" mengana o perengano en todo caso, con ese sello inconfundible que nos dejaron cada uno en el alma...
Este "sello inconfundible" que no es posible nombrar completamente en palabras (breves al menos) porque es una sensación compleja y las palabras como lenguaje son bastante lineales y simples en comparación. (ver post sobre el Lenguaje del Mundo )

Es común finalmente ver personas que piensan que son la gran cosa porque "consiguieron" alguien que los ame, especialmente lindo, inteligente, deseado por otros, etc. cuando en realidad son los mismos pobres tipos/as que eran antes, sólo que con alguien al lado más "valioso" que ellos: malas noticias la belleza o la inteligencia no se transmiten por ósmosis...
No es raro asimismo ver otros personajes, (primos cercanos de los anteriores con quienes a menudo comparten un sentimiento de inseguridad y poca autoestima) que a falta de algo más importante que hacer con su vida ponen en un "ser amado" una desmesurada importancia y pretenden realizarse como personas casi exclusivamente mediante el culto de ese amor , hasta que algún día el amor se acaba y se quedan sin nada.
También están los "pasadistas" que se quedan pegados años y años a un amor que ya no volverá (no vuelve ni el domingo pasado, imaginate...), probablemente son en realidad unos perezosos de la vida que nos se bancan enfrentar el trabajo y el desafío que implica empezar cosas nuevas.
O los que necesitan el "amor eterno" porque no se bancan la idea de que todo se puede terminar mañana, o los donjuanes/as que no saben quien son ni para que han venido al mundo y necesitan desesperadamente agregar todos los días una marca mas a la pistola para mitigar la angustia o simplemente el aburrimiento...

Yo digo que el amor de tu vida será el que finalmente te des cuenta que compartió tu vida cuando te estés despidiendo, yo digo que el amor imposible (ni otros imposibles) no existe sino en tu cabeza y que mas vale que lo empieces a hacer posible de una vez por todas, yo digo que las películas y las canciones de amor son muy lindas para pasar un buen rato y para soñar con la poesía de la vida y con esas historias románticas que se transforman en un lejano faro que nos guía hacia el Alma del Mundo y de todas las cosas bellas que hemos creado los hombres a través de los siglos, pero de ahí a tomárselo como el principal objetivo de la vida hay una gran distancia, mejor sería que te esfuerces por ser mejor, vos sos tu verdadero primer amor.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué es lo que se puede ofrecer, “papeles tristes y ser de boca floja y perdón para su lengua larga...” Reza el himnario de Nuestra Señora del Rock. Un nuevo testamento que Los Redondos dejarán a las generaciones futuras.
¿Qué es lo que se puede ofrecer...?Buena pregunta, si mentimos tratando desesperadamente de decir la verdad. (Ni siquiera podemos pronunciar una pequeña, portátil, verdad de bolsillo).
Si las tardes pasan como legalmente parece establecido, si los gatos lloran amores en los techos de mas casas que las que podrías contar.
Supongo entonces, que al final de todo, podemos ofrecer solamente, escasamente, el famoso corazón... que no es poco, yo diría que no es poco.
El corazón fuerte como el de un tigre y tan débil como un gorrión.
Tan desconcertado del vivir.
Tan peligroso como una Gillette.
Tan sincero como el sol de las plazas de las mañanas de marzo.
Tan desesperado como cientos y cientos de langostas comiendo árboles y sembrados.
Tan seguro como estar despierto.
Tan tranquilo como mates de madrugada.
Tan simple como andar descalzo.
Tan extraño a veces...
Podemos, quizás podemos, ofrecer ese corazón, de los intentos y los dolores, ese de las jornadas y de los roles, ese analizado corazón de pizarrón, ese descabellado artesano de las horas, ese despiadado, acurrucado, engrandecido, espantado, recuperado corazón de puertas y de intentos, de vaivenes y de intentos, de años y de intentos. (Intentar parece ser el verbo de todo corazón que se precie).
Intentar ofrecerlo, no es entonces poco, es mas bien un proyecto de como exorcizar la vida del fantasma de la muerte.

Limpia dijo...

Cuanta verdad!! Y cuanta pereza me reviste de melancolía. Es totalmente cierto, o por lo menos me identifico perfectamente.

Igualmente después de haber escrito lo anterior, (pero previo a leer este post) me puse a pensar y llegué a una conclusión bastante particular:

El amor que yo persigo no es más que un ideal que recuerdo de lo que tuve. Todo retocado cual photoshop, maquillado, listo para salir a escena de mis recuerdos. Pero que cuando se apagan las luces y el público (en este caso unicamente yo) desvía la mirada, se saca la peluca y el maquillaje y sigue siendo una historia más, ni tan especial ni tan magnifica; mucho menos tan unica que es lo que más me preocupaba.

Pero claro, no sé si será esquizofrenia o algo habitual en todos, pero listo a esta reflexión anterior apareció un alter ego al ataque:

No, te apagaron los sentimientos! El TIEMPO te apagó los sentimientos, puso un manto sucio sobre lo que vos sentiste. Que fue exactamente así como lo recordás, ahora solamente estás dudando por tu debilidad, por esas ganas de dejar las cosas atrás por muy buenas que fueran. No cambies la historia, no cuentes medias verdades, hacete cargo.

Ahora vuelvo a la imparcialidad:

Yo jamás intenté paralizar mi vida, nunca se detuvo. Seguí (mal o bien). El tema es que así como no me gusta ser parcial cuando hablo de los años de dictadura, tampoco me gusta contar medias verdades de mis 17 años =P

También quiero comentar (como para redondear esta situación) que aunque quiera no puedo cambiar la situación, literalmente lo digo. Ella ya no está y.. no va a volver y la pena me empieza a crecer (ah no! esa era una canción de Calamaro).

Tonix dijo...

Limpia: Que lindo tener 17! Me parece que los estás aprovechando mejor que yo. Que hacia yo a los 17? A si... era un triste gil, es que soy de los que tardan en aprender y madurar, tal vez porque la vida no me favorecía mucho por aquellas épocas, pero bueno más vale tarde que nunca. Lo único que te puedo decir es que "siempre que llovió paró", lo comprobé una tarde hace algunos años cuando me quede esperando bajo una tormenta torrencial en la orilla del el lago del Parque Sarmiento, me había separado hacía poco y la vida estaba difícil. Efectivamente luego de casi una hora de estar empapado hasta los huesos comenzó a despejar y luego finalmente salió el sol.

Limpia dijo...

NO! No tengo 17 (un grito estilo quinceañera)! Tengo 19, decía lo de los 17 porque fue ahí cuando sufrí tremenda decepción pero sé que no hay diferencia.

No sé que tal los estaré aprovechando, espero que de la mejor manera (utopíiia se escuchó por ahí).

Me pareció interesante tu anécdota. Más me hizo pensar en un comentario que hace rato me viene dando vueltas en la cabeza "¡¡Qué jodida que es la vida!!" pero la verdad que no quiero dejar de vivir-la.

Y, ahora que lo pienso bien, cuantas historias guardamos cada uno de nosotros. Cuantas cosas se ven en las películas y venden millones de entradas, roban muchísimas lágrimas y demás; mientras que otras (muchas más) duermen en lo profundo de las páginas de la vida de cada uno.

Wow! De verdad me dejó pensando, y justamente es eso lo que tiene esta vida, de la que tanto me quejo pero que día a día me sorprende.