viernes, septiembre 09, 2011

Las Medallas de la Vida

(Espacio poético)



Los Fronterianos (que fronterizo es otra cosa) llevamos
las amonestaciones de la Sociedad y de la Realidad como medallas
y las heridas que nos ha dejado la vida en el cuerpo y en el alma
con un cierto orgullo

Ellas no solo nos recuerdan que hemos vivido,
cuentan especialmente las historias de nuestras modestas
aventuras cotidianas

Dicen que a veces nos animamos a probar, a llegar a los limites,
a dejar por momentos lo seguro y lo confortable y nos arriesgamos
un poco mas alla: En las Fronteras

Ya se que a veces nos ensuciamos un poco las manos y ni que hablar
de las veces que hicimos tristemente el ridículo
Otras veces las decisiones fueron francamente equivocadas
y arriesgamos mucho y ganamos poco

En secreto hemos traspasado algunas barreras,
o doblamos un poco las reglas y tenemos algun que otro olvidado
problema con las leyes de los hombres o de la Naturaleza
porque para ser honestos metimos la pata mas de una vez

Pero valio la pena, una vez le conocimos la cara al viento en los
caminos olvidados que circundan la Laguna Mar Chiquita
otra vez le pusimos el cascabel al gato que se escondia en el tejado
de la casa de Cabalango, era un lejano verano del año 1973 y la vida
estaba todavia por ocurrir

Y ahora que lo veo bien la historia no parece tan Wow!
tan "oh que aventurero este muchacho"
mas bien parece el relato de un niño un tanto pobre y un poco triste
que crecio medio como exiliado lejos del Centro y de las cosas que brillan

Y aunque se abrió paso en la vida todavia conserva el alma aquella
como la de un gourmet que huele eternamente mal
como las viejas compotas que no dan respiro al caníbal que hay en mi
y que no es siempre bien recibido en un banquete así...

11 comentarios:

Rosa dijo...

Bienvenido al aturdimiento, a la tristeza que muestra, como vistiéndonos con harapos, nuestro cuerpo semidesnudo, a penas visible...
Más camino, más a gusto me siento en los límites, a pesar de que eso -¿quién puede elegir ya?- me vuelva frágil: ¿Alguien dijo que los guerreros teníamos que ser fuertes? Sólo queda saber que, seamos como seamos, estamos acompañados... Un abrazo.

Tonix dijo...

Un abrazo...

Rosa dijo...

He acabado hoy "El manantial"... tengo que agradecerte que me hayas puesto en contacto con él. No recuerdo haber vivido con tanta intensidad desde hace mucho tiempo la magia que hace que el mensaje de un autor, haga el tiempo que haga que ha escrito algo, llegue allí donde tiene que llegar: directo al alma. Un abrazo.

Tonix dijo...

Rosa, me alegro mucho que te haya gustado El Manantial, te recomiendo entonces "La Rebelion de Atlas" también de Ayn Rand. Es una novela larga pero su obra cumbre y en ella esta condensada la escencia de su filosofía, especialmente en el monologo de John Galt que ocupa vayas paginas. Hace poco aquí en USA se estreno la primera parte de la película basada en ese libro y de hecho yo me vine a vivir hace algunos años a este país en gran medida debido a esta excepcional mujer... Vos de que pais sos? Contame algo mas de tu vida :-)

Rosa dijo...

He empezado a leerlo.
Me gusta la idea de que hayas ido a vivir a otro país motivado por lo que escribió una escritora.
Soy de Barcelona y también escribo. Me interesa mucho la cultura japonesa (conocí tu bloc por una entrada que hablaba de samurais) Me gustó encontrar en tu blog la idea de las fronteras porque la reconozco muy cercana. Visual y anímicamente siempre me ha acompañado como el territorio en el que me siento a gusto. Practico Iaido. Quizás algún día tenga que mudarme a vivir a una frontera a comprobar si me siento bien allí. Saludo.

Tonix dijo...

Bueno en realidad me mude de país no exactamente por sus novelas, mas bien por su filosofía que he estudiado con bastante profundidad a través de sus libros no ficcionales... Que coincidencia yo también soy un admirador de la cultura japonesa, de hecho he leído mucho sobre la era de los samurais, historia, relatos, filosofía oriental, Desde la vida de Miyamoto Musahi hasta el Bushido, Hagakure, etc. Practico Kenjutsu y he leído varios libros de Iaido y algunos vídeos ya que uso una katana real para mis practicas y el Iaido me ayudo en desenvainar apropiadamente. También practico ocasionalmente un poco de Kyudo (arquería) aunque con un arco occidental adaptado. Si tenes una cuenta de Facebook podríamos cultivar una amistad virtual? Mi familia viene de España en donde tengo fuertes raíces, catalanes y de Asturias por parte paterna y Castellanos por parte materna. Un abrazo

Rosa dijo...

No tengo cuenta en Facebook pero un día de estos quizás abra alguna. Me encanta lo de cultivar una amistad: cuidar, regar, hacer florecer.
Bueno, tengo muchos frentes abiertos ahora mismo y lo del cultivo requiere dedicación. Pero podríamos, claro que podríamos... yo creo que ya lo hemos empezado a hacer. Yo tengo un iaito que me han traido los reyes este año y todavía me da un poco de miedo sacarlo de la saya. También practicamos algo de kenjutsu, por aquello de no ir dando cortes sólo al vacío. Abrazo.

Rosa dijo...

Lo de que "me lo han traido los reyes" no es literal. Es un regalo que me he hecho estas navidades. He pensado que quizás no conocías la tradición de los Reyes Magos (el 6 de enero) y quizás te imaginabas que tenía yo relaciones con la monarquía. No, no.
Tengo un nuevo blog por si quieres pasearte por él:

http://comoesser.blogspot.com/

saludos.

Tonix dijo...

Si tenemos la tradición de los Reyes Magos, el 6 de Enero también si no me equivoco :-)
Me voy a dar una vuelta por tu blog que a primera vista parece una idea que invita. Se pueden poner posts o solo comentarios?

Rosa dijo...

No sé qué es un post, ¿es una entrada? Si es eso, la forma que se me ocurre es que lo dejes en la primera entrada del blog y después yo lo pongo como entrada "propia" con tu nombre ¿?

abrazo

Tonix dijo...

Comentarios esta muy bien, solo preguntaba porque algunos blogs entiendo que permiten entradas de visitantes, pero en muchos casos no es lo mas conveniente a fin mantener el contenido deseado. Ya pondré algún comentario hoy o mañana. Un abrazo