jueves, diciembre 13, 2007

Felices Fiestas!

Les deseamos en la Frontera



Y que el 2008 les traiga el mejor regalo de sus vidas...

Mi tarjeta de Navidad

4 comentarios:

Eloy dijo...

Si para mi también ha sido un excelente año. Te agradezco la tarjeta.
Explicale a Ayn Rand cuanto dinero vale tu hijo y el amor que le tenés y el que esperás que te retribuya, salvo que eso no tenga que ver con la felicidad.
Hay cada boludo escribiendo bolufrases!!!! y con eso ganan dinero ... y claro... por eso son felices!!!!!!! jajajajaja.

Tonix dijo...

Ayn Rand fue en realidad una mujer, una filosofa y escritora estadounidense (originalmente nacida en la Rusia comunista de principos del siglo XX)
que en la decada de 1950 y posteriores desarrollo una filosofia muy interesante llamada "Objetivismo"

Esta filosofia sostiene como valore escenciales la libertad absoluta, la razon, el individualismo y el ateismo, es por eso que la no le cae bien ni a la derecha conservadora religiosa, ni a la izquierda colectivista. Una especie de paria de la filosofia que nunca fue aceptada por el sistema intelectual dominante a quien siempre critico duramente, pero si muy leida por la gente

50 años despues de escrito en 1957, su obra cumbre "La rebelion de Atlas" sigue vendiendo mas de medio millon de ejemplares anuales en todo el mundo...

En cuanto al dinero Ayn Rand sostiene que es la mas noble representacion del valor del ser humano cuando es obtenido por la propia capacidad, caso contrario lo destruye espiritualmente. Es el elemento que le permite la mas moral de todas de todas las formas de vida: el intercambio voluntario de valor por valor entre las personas

Obviamente temas como el amor por un hijo son cosas muy personales y estan en general fuera del "valor de mercado" o en todo caso podriamos decir que el valor monetario es infinito o inmensurable (excepto por las mujeres pobres del norte que venden sus hijos por ejemplo)

eloy dijo...

...Si, entiendo, "Mi Lucha" de Adolfo Hitler también vende un montón, y creo que mas que ella. La discusion no sería en torno a la filosofía, ya que en ese campo la discusión es casi inútil en algunos tópicos. Yo respeto profundamente la gente que fundamenta su existencia en el individualismo y el dinero como valor central. He aprendido muchas cosas interesantes de capitalistas y liberales. Y la tendencia de cada persona a ser socialistas o individualistas suele fundarse en razones no muy razonables. Las superestructuras ideológicas suelen armarse para justificar aposteriori cosas apriori del corazón.

No te juzgo a vos en lo personal, ni a nadie por buscar fundamentos intelectuales e idelógicos a sus sentimientos, todos hacemos eso y procuramos la coherencia. Eso es bueno para cualquiera, y para todos.
Lo que me pareció muy poco feliz de tu parte es que junto a unos íconos netamente navideños, pero por sobre todas las cosas al lado de la foto de tu hijo y diciendo lo feliz de este año a causa de su nacimiento, hayas colocado esa frase. Ese aforismo que pusiste, que pertenece a otra esfera o ámbito humano, al extrapolarlo a ese otro contexto, funciona como una negación de lo que expresa el mensaje gráfico, fotográfico, y textual anterior. No sé si te das cuenta de ese funcionamiento como "negador" del otro mensaje. Habla de la compra de la felicidad con dinero, y estás mostrando esos íconos navideños y una foto de tu primogénito!!!!! Que mensaje!!!!

Yo soy un estudioso de Silo, de algunas custiones de Buda, de Lao Tsé, y otros más que tampoco pertenecen al circuito oficial de la intelectualidad (y eso no me asusta). Pero si saco de un contexto adecuado cualquier frase de ellos, pues también va a quedar como una bolufrase, cuando no como una monstruosidad. Ya lo hizo Hitler con Nietzsche. Por otro lado, no me interesa una competencia de intelectualidad, ya que esas cosas me han dejado de importar hace tiempo. Me importa la coherencia, y desde ese valor es que reaccioné a tu tarjeta de salutación. No me interesa convencerte de nada, a vos ni a nadie. Me gusta ver a la gente que encuentra coherencia entre sus ideas, sus emociones y sus acciones. Y no siento en lo mas mínimo que estén equivocadas tus ideas, ya que como te dije, todas nuestras razones se fundamentan en no-razones. Y no quiere decir que no tenga en claro mis posiciones ideológicas, todo lo contrario. Pero la esgrima de ideas suele buscar un ganador o vencedor. No hay hábito en el intercambio para el crecimiento, ¿crecimiento de qué?: pues de la coherencia. A la dialéctica entre individuo y sociedad o colectividad, ya la he resuelto de un modo siloísta o si te suena mas familiar de un modo ajustada y estrictamente budista.

Tonix dijo...

Estimado eloy

Ya que lo mencionás el nazismo fue una forma de colectivismo, o al menos asi lo decia su nombre "Nacional-Socialismo"
Me parece sin embargo muy interesante tu observación de que las justificaciones filosóficas o ideológicas pueden ser a posteriori de las razones del corazón. De hecho algo así me pasó con el Objetivismo de Ayn Rand, al estudiarlo en mis entrados 40 encontré una filosofía que finalmente encajaba con mi alma, con mi pasado, con mis ideas reconocidas o incluso las solamente vislumbradas. Borrando para siempre las contradicciones internas, al menos las mas notorias.
Mas allá de eso considero "objetivamente" al Objetivismo la mejor filosofía (como cada quién con la suya supongo), la filosofía mas coherente con la continuidad y la plenitud de la vida y con la felicidad de las personas, por estar en contra del espíritu de sacrificio altruista y de las terribles contradicciones espirituales que pregonan la mayoría de las religiones y muchas de las filosofías mas aceptadas explícita o implícitamente, comenzando por el filósofo que Ayn Rand definió como el mas dañino y calamitoso (pero desafortunadamente muy influyente) para la historia del pensamiento moderno: Immanuel Kant.

En cuanto a la tarjeta y los iconos navideños habrás notado que no contiene imágenes religiosas, no es asi como yo siento la Navidad o las fiestas de fin de año en general, para mi son en todo caso festejos mas mundanos y épocas de balances y vacaciones.
El famoso "espíritu navideño" tiene mas que ver para mi (y para mucha otra gente me parece) con las reuniones familiares, los regalos, los fuegos artificiales, los turrones y los mitos, que con el espíritu de recogimiento y sacrificio altruista que pregona la iglesia Católica
Por eso no siento una contradicción entre la tarjeta y la frase de Ayn Rand, como tampoco la siento asociando a mi hijo recién nacido con la felicidad relacionada al dinero, simplemente porque no asocio como la mayoría al dinero con algo sucio, negativo o amoral como ya te comenté previamente.

Finalmente creo que compartimos un interés mutuo por la filosofía oriental (a la que creo Ayn Ran despreciaba), de hecho estoy leyendo justo en estos momento el Tao Te Ching, otro libro sobre el Zen en el Kyudo (arqueria japonesa) y un antiguo libro japonés de pensamiento filosófico muy interesante titulado "El sermón del demonio sobre las artes marciales" (De Silo no conozco nada la verdad)

Adhiero finalmente por supuesto a tu idea del "crecimiento intelectual" identificado con la coherencia, ese fué el mensaje de toda la vida de Ayn Rand. Y aunque es muy difícil llegar a ser 100% coherente, creo que ese debe ser el objetivo intelectual mas importante.